Acné en los glúteos

Casi todo el mundo ha tenido o tendrá granos en el trasero en algún momento. Estos brotes suelen ser algo muy común, y puede ocurrirle a cualquier persona de cualquier edad. Puede que te salgan apenas uno o dos granos en el trasero aquí y allá. O puedes tener protuberancias rojas y ásperas en la totalidad de tus glúteos. Pueden doler, picar o no. Pero es importante tener en cuenta que el acné en el trasero no es en realidad acné.

Cuando se forma acné en el trasero, se debe a una foliculitis. La foliculitis generalmente se produce cuando el Staphylococcus aureus, o la bacteria estafilococo, infecta un folículo piloso. Normalmente, los estafilococos viven en la piel sin causar problemas, pero cuando entran a través de una ruptura en la piel, provocan una infección. Si la infección empeora, puede provocar un bulto, que puede ser dolorosa.

Las protuberancias de la foliculitis se ven muy similares al acné normal. Son unos abultamientos rojos en la parte superior de la piel que pueden picar y/o doler y suelen estar llenos de pus. En la mayoría de los casos, desaparecen por su cuenta con atención domiciliaria regular.

Además de la foliculitis, otras causas de los brotes en el trasero son:

• Dermatitis de contacto, una erupción cutánea alérgica que puede ser una reacción a un irritante, como los productos de lavandería perfumados o los conservantes en toallitas desechables.

• Queratosis pilaris, causada por una acumulación de queratina alrededor de la abertura de los poros.

Cómo tratar el acné en los glúteos

• Usar ropa transpirable
Cuando combinas ropa ajustada con tela atlética sintética, se crea una posibilidad aún mayor de que aparezca el acné en los glúteos debido al hecho de que las telas deportivas no son tan transpirables como otras telas, como el algodón. Limita la frecuencia con la que usas pantalones ajustados o por cuánto tiempo los usas.

• Exfoliar
Evitar que los folículos se bloqueen ayudará a que tu piel se mantenga suave como la de un bebé. Para hacer esto, la exfoliación regular es clave. Las cremas exfoliantes ayudan a acelerar la renovación celular mientras mantienen la piel hidratada y son especialmente útiles para la queratosis pilaris.

• Ducharse después del ejercicio
Cuando el sudor queda atrapado entre la ropa y la piel y luego se seca puede causar irritaciones en los folículos pilosos y crea un caldo de cultivo para las bacterias. Trata de programar entrenamientos y otras actividades físicas de modo que puedas ducharte inmediatamente después.

• Aplicar peróxido de benzoilo
Aunque las espinillas en los glúteos no son técnicamente acné, aún puedes tratarlas con productos de venta libre para el tratamiento del acné. El gel de baño o el jabón en barra de peróxido de benzoilo es la mejor opción.

• Aplicar una compresa tibia
La humedad tibia puede aliviar la irritación y ayudar a liberar el pus de los puntos blancos. Presiona un paño tibio contra tu trasero o siéntate sobre él durante 15 minutos a la vez al menos tres veces al día. Sumerje el paño en una solución de agua salada (1/2 cucharadita de sal por 1 taza de agua).

• Aceite de árbol de té
Algunos estudios sugieren que este remedio natural, que proviene de un árbol nativo de Australia y tiene propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias, puede ser tan eficaz para tratar los brotes como el peróxido de benzoilo.

Si todo lo demás falla, habla con tu dermatólogo, quien puede encontrar un mejor tratamiento para tu problema específico.