Beneficios nutricionales del brócoli

El brócoli es una verdura de la familia de las crucíferas, a la que también pertenecen la coliflor, la col y la col rizada, y se puede consumir cruda o cocida. Probablemente hayas escuchado antes que se mencione a este vegetal como un alimento muy saludable y, de hecho, lo es.

Una taza de brócoli crudo contiene solo 25 calorías, menos de 5 gramos de carbohidratos, sin grasa y unos pocos gramos de proteína vegetal y está repleto de nutrientes. Una taza cocida proporciona casi el 250% del objetivo diario de vitamina K, que ayuda a la coagulación de la sangre y es necesaria para la salud de los huesos.

Esa porción del mismo tamaño también proporciona el 135% del objetivo diario de vitamina C que respalda el sistema inmunológico y el colágeno, más del 50% del objetivo para el cromo, un mineral que apoya el metabolismo energético y la regulación del azúcar en la sangre, y más del 40% para el folato, una vitamina relacionada con la memoria y el estado de ánimo.

Una taza de brócoli cocido también proporciona más del 10% de la necesidad diaria de vitaminas A, B6, B2 y E, así como fósforo, colina, manganeso, cobre y potasio, y al menos un 5% de magnesio, zinc y hierro. , calcio y selenio.

Esta poderosa verdura también contiene ácidos grasos omega-3 de origen vegetal llamados ácido alfa-linolénico, o ALA, que están relacionados con la antiinflamación y la mejora de la circulación.

También contiene un químico llamado sulforafano, que podría traer muchos beneficios y ayudar en ciertas condiciones de salud.

Beneficios para la salud

Todos los nutrientes mencionados anteriormente hacen del Brócoli un alimento muy saludable que puede tener muchos beneficios para nuestra salud.

Cáncer. El sulforafano y otros compuestos naturales del brócoli pueden ayudar a combatir las células cancerosas. Múltiples estudios pequeños han demostrado que comer verduras crucíferas como el brócoli puede proteger contra ciertos tipos de cáncer. Sin embargo, los hallazgos no son suficientes para hacer afirmaciones de salud definitivas con respecto al papel del brócoli en el tratamiento o la prevención del cáncer.

Diabetes. Comer brócoli puede contribuir a un mejor control del azúcar en sangre en personas con diabetes. Aunque se desconoce el mecanismo exacto, puede estar relacionado con el contenido de antioxidantes del brócoli. Los estudios demuestran que el sulforafano puede ayudar a reducir el azúcar en sangre. Si tiene diabetes tipo 2 y obesidad, puede notar una mejora mayor en el nivel de azúcar en la sangre que otras personas.

Inflamación. El brócoli contiene varios compuestos bioactivos que se ha demostrado reducen la inflamación en los tejidos de nuestro cuerpo. Se teoriza que varios compuestos funcionan de forma sinérgica para respaldar este efecto, aunque algunos parecen funcionar también individualmente.

Salud ocular. El brócoli contiene ciertos carotenoides llamados luteína y zeaxantina que, en estudios de 2006 y 2003, se relacionaron con un menor riesgo de trastornos oculares relacionados con la edad, como cataratas y degeneración macular. La ceguera nocturna también se asocia con una deficiencia de vitamina A. El brócoli contiene betacaroteno que el cuerpo convierte en vitamina A.

Esquizofrenia. Si bien los científicos aún no tienen pruebas suficientes, los altos niveles de sulforafano pueden cambiar las sustancias químicas del cerebro. Los investigadores están tratando de averiguar si los extractos de brotes de brócoli podrían ayudar a las personas con esquizofrenia a controlar sus síntomas.

La salud del corazón. Las verduras crucíferas, incluido el brócoli, protegen el corazón al reducir el daño a las arterias que conduce al endurecimiento, que a menudo es un precursor de un ataque cardíaco o un derrame cerebral. Algunas investigaciones apoyan la idea de que los antioxidantes específicos del brócoli pueden reducir el riesgo general de ataque cardíaco. Además, una mayor ingesta de alimentos ricos en fibra como el brócoli se asocia con un riesgo reducido de enfermedad cardíaca.

Salud digestiva. La fibra dietética puede promueve la regularidad, previene el estreñimiento, mantiene un tracto digestivo saludable y ayuda a reducir el riesgo de cáncer de colon. En 2015, un ensayo de detección encontró que las personas que consumían los niveles más altos de fibra tenían menos probabilidades de desarrollar cáncer colorrectal que las que consumían poca fibra.

Una taza de 76 g de brócoli proporciona del 5,4% al 7,1% de las necesidades diarias de fibra de un individuo.

Fuerza de los huesos. El brócoli es único porque contiene varios nutrientes esenciales para la formación de huesos y la prevención de la pérdida de densidad ósea. Estos incluyen vitamina K, potasio, magnesio, fósforo y calcio, además de cobre, hierro, zinc, vitaminas A y C y vitaminas B. Estos nutrientes trabajan en sinergia para promover la masa ósea y la fuerza de los huesos.

 

Es posible que debas evitar el brócoli si tienes algunos problemas de salud. Habla con tu médico al respecto si tomas anticoagulantes, padeces del síndrome del intestino irritable o si tienes algún problema renal.