Cómo la falta de sueño podría afectar tu salud

Constantemente hemos escuchado que dormir es importante para mantener una buena salud. Un sueño bueno y de calidad es sumamente fundamental para tu salud mental, física, calidad de vida y seguridad.

Durante el sueño, tu cuerpo trabaja para tener una saludable función cerebral y mantener nuestra salud física. La privación de sueño es causada por la falta constante de sueño o la reducción de la calidad del sueño. Los adultos deben dormir entre 7 y 9 horas diarias.

Puede que no estés al tanto de los importantes efectos negativos que pude tener en nuestro cuerpo la privación de sueño. Te los resumiremos a continuación.

  • Problemas de memoria: durante el sueño, se forman vías entre las células nerviosas (neuronas) de tu cerebro que ayudan a recordar la nueva información que has aprendido. La privación del sueño hace que tu cerebro esté exhausto, por lo que no puede cumplir con sus funciones. El sueño también te ayuda a prestar atención, tomar decisiones, resolver problemas y ser creativo, por lo que estas cosas podrían verse afectadas por la falta de sueño.
  • Podría alterar tu estabilidad mental y emocional: la falta de sueño puede hacer que te sienta más impaciente o propenso a cambios de humor. Otros riesgos incluyen comportamiento impulsivo, ansiedad, depresión, paranoia y pensamientos suicidas. Podría desencadenar episodios de manía en personas que padecen de trastorno bipolar. También puede comprometer los procesos de toma de decisiones. Si la privación de sueño continúa el tiempo suficiente, podría llevar a la persona a tener alucinaciones.
  • Sistema inmunológico débil: mientras duermes, tu sistema inmunológico produce los anticuerpos y citocinas que necesita para protegerte y combatir infecciones. Tu sistema inmunológico depende del sueño para mantenerse saludable. La deficiencia continua del sueño puede cambiar la forma en que nuestro sistema inmunológico responde. Por ejemplo, si tienes deficiencia de sueño, es posible que tengas problemas para combatir infecciones comunes.
  • Obesidad: el sueño ayuda a mantener un equilibrio saludable de las hormonas que te hacen sentir hambriento (grelina) o lleno (leptina). Cuando no duermes lo suficiente, tu nivel de grelina aumenta y tu nivel de leptina disminuye, lo cual se traduce en que la falta de sueño hace que te sientas más hambriento que cuando has dormido lo suficiente, resultando naturalmente en que comas más de lo debido.
  • Problemas del sistema endocrino: la producción de hormonas depende del sueño. Para la producción de testosterona, necesitas al menos 3 horas de sueño ininterrumpido. Despertarse durante la noche podría afectar la producción de hormonas. Esta interrupción también puede afectar la producción de la hormona del crecimiento, especialmente en niños y adolescentes. Estas hormonas ayudan al cuerpo a desarrollar masa muscular y reparar células y tejidos, además de otras funciones de crecimiento.
  • Accidentes: la falta de sueño conduce a algo llamado microsueño, que se refiere a breves momentos de sueño que ocurren cuando normalmente estás despierto. Es imposible controlar estos momentos de microsueños y pueden presentarse en cualquier momento, por ejemplo, cuando si tu trabajo involucra manipular maquinaria o cuando estás conduciendo, lo que podría provocar accidentes muy graves, incluso mortales. Además del microsueño, la somnolencia puede retardar el tiempo de reacción tanto como si se estuviera manejando ebrio.
  • Enfermedades: el sueño interviene en la curación y reparación de tu corazón y vasos sanguíneos. Privación del sueño está estrechamente ligada a un mayor riesgo de desarrollar ciertas condiciones médicas, como enfermedad cardíaca, enfermedad renal, presión arterial alta, diabetes, accidente cerebrovascular y ataques cardíacos.
  • Bajo deseo sexual: algunos especialistas informan que los hombres y mujeres con falta de sueño informan menos libido y menos interés en el sexo.

Además de todo esto, la falta de sueño puede afectar tu rendimiento diario. Las personas que no duermen lo suficiente son menos productivas en el trabajo y la escuela. Tardan más en terminar las tareas, tienen un tiempo de reacción más lento y cometen más errores.

Cuando duerme menos de lo necesario, la pérdida de sueño se acumula. El sueño total perdido se llama deuda de sueño. Por ejemplo, si pierdes 2 horas de sueño cada noche, tendrá una deuda de sueño de 14 horas después de una semana.

Si siente que no puedes dormir, incluso cuando lo intentas, es posible que tengas que buscar atención médica.