¿Qué puedo hacer si tengo los labios agrietados?

Tener los labios agrietados es algo que podría ser muy incómodo y es un problema bastante común. La piel de los labios es mucho más fina y delicada que la de otras partes del cuerpo, por lo que, aunque no estés en un clima extremo, si no les prestas especial atención podrían resecarse, doler, y escamarse. También puede haber enrojecimiento, ardor y sangrado cuando tienes los labios agrietados.

A diferencia del resto de nuestra piel, los labios no tienen glándulas sebáceas, por lo que puede ser muy difícil para los labios retener la humedad. Esta es la razón por la que tienes que enfocarte en mantenerlos hidratados.

Los labios agrietados pueden deberse a varios factores, que incluyen:

  • clima
  • lamido excesivo de los labios
  • ciertos medicamentos

Por lo general, puedes tratar los labios agrietados con un tratamiento simple y medidas preventivas como:

Usa un (adecuado) bálsamo labial. Un buen bálsamo labial ayudará a mantener tus labios hidratados, pero es importante tener en cuenta que, si tienes los labios agrietados, hay ciertos ingredientes muy populares presentes en muchos bálsamos labiales que deberías evitar. Existe la confusión generalizada de que al aplicar productos que causan escozor o un pequeño ardor, como los productos mentolados, significa que estos productos están funcionando, pero nada más lejos de la verdad. En realidad, estás irritando tus labios, por lo que debes dejar de usar cualquier producto que los irrite. Deberías elegir un bálsamo labial libre de fragancia y aroma y que no contenga alcanfor, eucalipto, lanolina, mentol, octinoxato y oxibenzona, fenol (o fenilo), galato de propilo y ácido salicílico.

Si bien estos ingredientes pueden irritar los labios secos y agrietados, otros pueden ayudarlos a sanar. Al buscar productos para usar en los labios agrietados, los dermatólogos recomiendan los que contienen uno o más de los siguientes:

  • Aceite de ricino
  • Ceramidas
  • Dimeticona
  • Aceite de semilla de cáñamo
  • Aceite mineral
  • Petrolatum
  • Manteca de karité
  • Ingredientes protectores del sol, como óxido de titanio u óxido de zinc

Aplicar temprano y con frecuencia. Independientemente del tipo de producto que elijas, aplícalo antes de ponerte el lápiz labial o el brillo de labios, no después. Para mantener tus labios protegidos, vuelve a aplicar con frecuencia. Necesitas de seis a ocho capas durante el día, por lo tanto, aplica a primera hora de la mañana, última por la noche y cada dos horas durante el día.

Toma más agua. Es muy probable que ya sepas la importancia de tomar suficiente agua durante el día para mantenerte hidratado. Los labios no quedan exentos de este aspecto, ya que la deshidratación eventualmente llevará a labios agrietados, por lo que es importante no descuidarte en tu ingesta de agua para asegurar que te mantengas hidratado.

No te lamas ni te muerdas los labios. Si bien puede parecer una buena idea en ese momento, pasarte la lengua por los labios es lo peor que puedes hacer por ellos. A medida que la saliva se seca, la piel absorbe más humedad. En lugar de hacer esto, busca tu bálsamo labial. Como se mencionó anteriormente, la piel de tus labios es muy sensible, así que también evita morderla.

Vaselina. Ya mencionamos al petrolatum en la lista de ingredientes que se deben buscar en un bálsamo, pero queríamos hacer un punto al respecto porque para algunas personas este podría ser un ingrediente mágico. La vaselina es un ingrediente clave en muchos bálsamos labiales porque ayuda a proporcionar a la piel una barrera protectora para retener la humedad. Esto es fundamental porque evita que tus labios se sequen. Puedes buscar un bálsamo que contenga vaselina o simplemente usarla en su forma pura (libre de fragancias y colores).

 

Remedios caseros

También puedes hacer tu propio bálsamo labial casero con uno de los siguientes ingredientes. Antes de probar alguno de ellos recomendamos que hagas una prueba de parche, ya que algunos de ellos pueden provocar reacciones alérgicas en algunas personas.

  • Aceite de coco. Su comportamiento como emoliente ayuda a calmar y suavizar la piel. También tiene propiedades antiinflamatorias, que pueden ayudar a prevenir infecciones mientras hidratan los labios.
  • Miel: Es altamente hidratante, lo que la convierte en un buen tratamiento para los labios secos. Gracias a sus propiedades antioxidantes y antibacterianas, usar miel te ayudará a prevenir el desarrollo de infecciones en labios extremadamente secos o agrietados. Al igual que el aceite de coco, también tiene propiedades antiinflamatorias.
  • Pepino: Puede humectar suavemente los labios y puede contener vitaminas y minerales que podrían mejorar también su apariencia.
  • El aloe vera es una planta suculenta que produce un gel hidratante. Actúa extrayendo la humedad del aire hacia la superficie de la piel. Esto ayuda a mantener los labios hidratados y evita que se sequen. El aloe vera también contiene moléculas llamadas polisacáridos, que ayudan a que la humedad se adhiera a la piel, manteniendo los labios hidratados. Es especialmente útil para los labios agrietados, ya que los polisacáridos estimulan la piel para generar nuevas células, lo que ayuda a que las llagas se curen rápidamente.

Si tus labios continúan muy secos y agrietados a pesar de usar bálsamo y otros tratamientos, debes considerar hacer una cita con un dermatólogo.